Disfuncion erectil
Medicamentos Baratos
Productos de alta
calidad solamente!
Mejor
precio
Lunes-Viernes 09:00 - 17:00
Teléfono:
Llamadas Internacionales:

12 Preguntas y respuestas frecuentes sobre disfunción eréctil. ¡Infórmate!

Los problemas que atañen a ciertos aspectos de la sexualidad, son una fuente de inseguridades para el ser humano, y en concreto, para el sexo masculino. Desde tiempos ancestrales, hemos ido levantando numerosos tabúes sociales que impiden hablar con franqueza y naturalidad de un tema tan inherente a la naturaleza humana como es el sexo. 

Un problema que no siempre sale a la luz 

Las mujeres, que pasan por procesos como el embarazo y el parto, o por pruebas "intimidantes"  como la mamografía o la citología, suelen tener menos reparos a la hora de hablar sin tapujos con el ginecólogo. Sin embargo, los hombres se lo piensan mucho antes de decidirse a visitar al urólogo para referirle sus problemas prostáticos o uretrales. Según las estadísticas, entre las enfermedades más temidas por los varones, se encuentran cánceres como el de próstata, pulmón, colorrectal, o melanoma, al mismo nivel que la disfunción eréctil.

Ya sea fruto de las costumbres culturales adquiridas, o de la propia naturaleza retraída de la persona que sufre la patología, lo cierto es que las enfermedades sexuales generan rechazo ante propios y extraños, por un motivo muy concreto que tiene nombre y apellidos: desconocimiento total y absoluto.

La información es ineludible

Ya sabemos que usualmente, la ignorancia es la peor consejera de nuestros actos. Por eso vamos a tratar de dar respuestas breves, exactas y concisas a las 12 preguntas que más frecuentemente nos planteamos sobre la disfunción eréctil, recomendando acudir al urólogo para valoraciones más exhaustivas e individualizadas.

¿La DE se hereda de padres a hijos?

Aunque era algo desconocido hasta ahora, un reciente estudio científico ha demostrado la relación entre la DE asociada a causas hereditarias, determinadas por ciertas mutaciones en el SIM-1, un gen directamente relacionado con el acto sexual.

¿La vasectomía puede dejarme impotente?

La vasectomía es una operación sencilla en la que de ninguna manera resultan afectados los resortes que provocan la erección. Al desaparecer el riesgo de embarazo indeseado, los hombres que se hayan sometido a una operación de vasectomía, y sus parejas, podrían incluso notar que sus intercambios sexuales mejoran.

¿La impotencia hace acto de presencia a medida que se envejece?

La disfunción eréctil se ha considerado equivocadamente una enfermedad de ancianos, o al menos, de hombres en su madurez. Sin embargo, algunos factores como el estrés, el tabaquismo o la diabetes, pueden propiciar la dolencia en hombres jóvenes.

¿La DE es equivalente a pérdida de deseo?

La dificultad para tener una erección no es sinónimo de falta de deseo, ya que se trata de la imposibilidad funcional de lograr una erección, aunque el hombre esté sexualmente excitado. Sin embargo, el propio hecho de no conseguir mantener una erección para satisfacer a la pareja, puede ocasionar problemas psicológicos que aboquen a la pérdida de apetito sexual.

¿Si soy homosexual puedo volverme impotente?

No. El desencadenante de la erección es la excitación sexual hacia la pareja, con independencia de que sea hombre o mujer. La dificultad para alcanzar la erección podría deberse a sentimientos de inseguridad, culpa o miedo, pero no al propio hecho de ser homosexual. 

¿La DE puede desencadenarse por una experiencia traumática anterior?

Si previamente ha habido alguna experiencia sexual traumática, ello podría ser el motivo de que se cree un estado de ansiedad que impida la erección.

¿Es lo mismo impotencia que eyaculación precoz?

Llamamos impotencia (incorrectamente) a la imposibilidad o dificultad de conseguir que el pene se ponga erecto. Eyaculación precoz es la dificultad de retener el semen, lo que provoca que el miembro viril pierda su rigidez y no sea posible continuar el coito, con la consiguiente sensación de frustración para ambos integrantes de la pareja.

¿La DE es una enfermedad mental?

No. Es un desorden cuyo origen puede ser de orden mental o psicológico, que puede revertirse poniéndose en manos de profesionales debidamente cualificados.

¿La fimosis provoca DE?

Cuando la piel que envuelve el glande no es lo suficientemente amplia para permitir su salida, se produce lo que conocemos como fimosis. Para facilitar las relaciones sexuales se recomienda intervenir quirúrgicamente para abrir la piel del prepucio.

¿La circuncisión puede causar DE?

No existe ningún tipo de prueba científica que demuestre la repercusión de la circuncisión en la actividad sexual.

La ignorancia sobre la DE puede inducir a errores y falsedades 

En torno a la disfunción eréctil existen muchos mitos y falsedades, en la mayoría de los casos, productos de la ignorancia. Es bastante habitual pensar que tener el pene pequeño o masturbarse a menudo podrían ocasionar disfunción eréctil. En caso de dudas, lo más recomendable y directo es consultar al especialista para disipar cualquier duda y disfrutar de una sexualidad segura y saludable.

Último descubrimiento: origen genético de la DE

Recientemente, un avanzado estudio realizado por un equipo de investigadores californianos, ha llegado a la conclusión de que la DE puede tener una causa genesiaca. Según el doctor, Hunter Wessels, director de urología de la universidad de Washington, (Seattle), la conexión entre la DE y los genes, podría servir para aislar otros componentes genéticos desencadenantes de la enfermedad.

¿Existe la impotencia femenina?

La impotencia femenina está asociada a la pérdida de deseo, y por tanto, a la dificultad o negación ante el coito y el contacto sexual. Las causas de la impotencia en la mujer pueden provenir de la toma de anticonceptivos, fatiga, obesidad, etc, o estar causada por enfermedades como la cardiopatía, la esclerosis múltipleParkinson, o incluso principio de Alzheimer.



Usamos cookies para mejorar su experiencia. Al continuar visitando nuestro sitio, usted acepta el uso de nuestras cookies.

¡Lo tengo!